El otoño y los productos trufados

Las trufas están catalogadas como uno de los productos más exquisitos del mundo, y por ende, los productos trufados tienen un plus. Gracias al gran potencial gastronómico de la trufa, puede utilizarse pequeñas proporciones de la misma para enriquecer patés y otras elaboraciones. Son los denominados productos trufados, que adquieren un matiz muy especial cuando la trufa tiene espacio entre sus ingredientes. 

La trufa puede emplearse para condimentar diferentes platos con su intenso sabor y aroma. Para sacar el máximo partido de sus propiedades, es preferible consumirla fresca, pero también puede congelarse si queremos almacenarla durante bastante tiempo. 

Suele emplearse  finamente picada o  rallada en muy pequeñas para enriquecer salsas que  acompañarán a las carnes. La trufa también puede transformar por completo un sencillo plato de pasta, aromatizándola y convirtiéndola en un plato gourmet. Pero también puede condimentar otros muchos platos, como carnes, huevos, tortillas e infinidad de salsas. Y por supuesto, la trufa es perfecta para enriquecer el foie gras, para componer Tartufa, para trufar huevos o incluso para elaborar cremas balsámicas de Módena. Son los llamados productos trufados, y en Mundisa, la tienda online para comprar delicatessen, nos han explicado en qué consisten.

Productos trufados: un plus en tus menús

Además de su potencial culinario, la trufa tiene propiedades medicinales según diversos estudios publicados. Contiene antioxidantes y sustancias antiinflamatorias, así como un alto contenido de fitoesteroles que reducen el colesterol. También tiene un efecto anticancerígeno y protector del hígado, así como propiedades antimicrobianas. Habiendo comentado las propiedades gastronómicas y saludables de la trufa, vamos a conocer algunos de los productos trufados que tanto favorece.

Uno de ellos son los huevos trufados, que pueden adquirirse ya preparados en Mundisa. Son huevos camperos de gallina extra frescos, aromatizados con trufa negra. Estos huevos pueden consumirse escalfados con una salsa de boletus, por ejemplo, constituyendo un plato de lo más gourmet. Los huevos trufados están considerados como productos delicatessen. 

Otro producto trufado que nos recomienda Mundisa es la Tartufata Negra Premium, un preparado a base de trufa negra, blanca, champiñones, aceitunas y aceite de oliva virgen. La tartufata es deliciosa y puede consumirse en tostadas, canapés, ensaladas, en platos de pasta, y con quesos.

La crema de balsámico con sabor a trufa rinde homenaje a este tesoro que nos brinda la tierra. Contiene trufa blanca además del mosto de uva concentrado y el vinagre balsámico de Módena, y es perfecta para carnes, pescados, quesos, ensaladas, macedonias y helados. 

El  foie gras de pato trufado

El bloc de foie gras de oca trufado es un producto refinado, delicado, de sabor suave y sutil y un tono marfil rosado. Es ideal para degustar en tostadas, ya que tiene una textura untuosa, fácil de untar. Los bloc de foie gras de Mundisa también pueden consumirse con cuchillo y tenedor, exactamente como si fuesen un foie entero.

Además, ofrecen un aspecto magnífico para componer los platos, son lisos, uniformes, y contienen muy poca grasa. Y sobre todo, aportan el matiz inconfundible de la trufa negra, todo un lujo para el paladar al alcance de todos. 

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.