Que no falte caviar en casa estas fiestas

Con la llegada de las fiestas navideñas, hay un básico en la despensa que no puede faltar: el caviar. De cara a los aperitivos, el caviar da mucho juego, pero formando parte de platos principales, también. Por eso comprar caviar suele ser una anotación en la agenda cuando se avecina Navidad, o incluso antes.

El caviar de Beluga es uno de los que genera más adeptos, pero hay de distintos tipos como el caviar imperial baeri, y también para todos los bolsillos, como puede comprobarse en Mundisa, la tienda gourmet online.

El caviar hace magia en los canapés, y de forma rápida y sencilla, los transforma. Vamos a ver algún ejemplo.

La versatilidad del caviar

Basta con empezar cortando cada rebanada de pan de molde en 4 pequeños cuadrados, tipo canapé, que es  el tamaño ideal para un aperitivo. También pueden tostarse para que queden con un ligero toque crujiente, pero en este caso habrá que tostarlos inmediatamente antes de su consumo, para que no se reblandezcan.

Para preparar el canapé de caviar, se unta el pan con una mínima cantidad de mantequilla y se coloca encima el caviar y con ramita de cebollino o un poco de perejil muy picado.

El caviar también se puede tomar directamente con cuchara, acompañado de vodka helado (típicamente ruso) o con cava o champagne muy frío.

Como guarnición de algunos platos, es perfecto para enriquecer y complementar las composiciones de pescado y marisco.

Algunos consejos para su consumo

  • Conservarlo en su envase de origen a una temperatura de entre –2 y 2°C o sobre hielo.
  • Nunca debe congelarse.
  • Hay que evitar consumir el caviar con limón o con cebolla o huevo duro. Pero resulta ideal en el consomé gelée o incluso en huevos fritos.
  • Las bebidas ideales para acompañar el caviar son el vodka helado, cava o champán y vinos blancos secos.
  • El caviar de sabor más inigualable es el recolectado en Rusia,  único país productor durante décadas hasta que en los años 50 donó a Irán parte de las pesquerías que explotaba en el mar Caspio.

Curiosidad sobre el origen humilde del caviar

Este rico manjar fue durante mucho tiempo un producto básico para los pescadores que vendían el esturión en las tierras cercanas al Mar Caspio. Para poder sobrevivir, se quedaban con los despojos de las huevas, las cuales sazonaban, sin sospechar que estaban dando origen a una de las exquisiteces gastronómicas más famosas de la historia.

Existen tres variedades de caviar que dependen las distintas especies de esturión del cual proceden:

  • Beluga: de color que puede ir del gris claro al oscuro, es el más caro de todos. 
  • Asetra: de granos más pequeños y sabor a  yodo más intenso, es más económico que el de Beluga.
  • Sevruga: es el más económico, pero no por ello deja de ser delicioso.  Sus granos son más pequeños y es color casi negro.

Soñadora e idealista pero con los pies en el suelo y con una visión muy clara de la realidad. Quizás sea toda una paradoja en sí misma que traduce en una insana curiosidad por todo lo que la rodea.